Comprobando la tensión del útero

Comprobando la tensión del útero

¿Qué tal os ha ido con el primer ejercicio? ¿Habéis sido capaces de sentir el útero? No es lo mismo saber situarlo en el cuerpo que notar su presencia. Ahora que lo hemos encontrado, vamos a ver qué tal está. Os propongo un nuevo ejercicio. Con él, intentaremos ser conscientes del estado del útero. Seguro que ahora mismo, mientras lees esto, tienes la tripa contraída. Lo sé porque yo, todavía, lo hago inconscientemente. Pues cada vez que aprietas el abdomen para meter tripa estás presionando y estrujando al útero. Es otro músculo más. A fuerza de contraerlo diariamente a todas horas, acaba agarrotado. Lo peor no es verte en el espejo con más o menos tripa. Lo peor de esta situación es que un músculo agarrotado no funciona bien. Una de las consecuencias de esto es que, cuando tiene que moverse para expulsar la sangre en la menstruación, le cuesta. Ha perdido su flexibilidad y no es capaz de realizar los movimientos de contracción y relajación que permiten fluir a la sangre sin problemas. Una de las causas de los dolores menstruales (entre otras)  es precisamente esa incapacidad del útero para relajarse. Así que vamos a comprobar su estado:
Respira lentamente. Ve soltando los pensamientos, las prisas… Haz un breve repaso mental sobre tu cuerpo. Observa qué músculos presentan tensiones: recorre tu espalda y “captura” estos músculos congestionados y contraídos. Sube por el cuello, la mandíbula, la barbilla, el entrecejo, la cabeza… Observa la tensión, el pellizco que crean estos músculos a su alrededor, nota su dolor, como provocan cambios posturales (hombros levantados, mandíbulas encajadas, gestos faciales…)
¿Tienes más de un músculo contraído?
Ahora puedes imaginar cuál es el estado de tu útero, teniendo en cuenta que es un órgano eminentemente muscular y que no lo hemos ejercitado nunca. Ahora puedes comprender que es posible, igual que tenemos un útero tenso y contraído, tener un útero relajado y flexible.

Ahora has comenzado a caminar en este sentido. Porque el primer paso era comprender esto: nuestro útero es masa muscular y como tal es posible relajarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s