Decálogo de la Mujer Empoderada

1. Me concedo a mi misma el permiso de fortalecer mi autoestima, leyendo, tomando cursos o talleres, asistiendo a grupos de ayuda o terapias. Las mujeres que tengan hijas pequeñas deben propiciar un ambiente sano a sus hijas e hijos, un espacio que les permita manifestarse plenamente, educarlas para amarse y valorarse a si mismas.

2. Todas las mujeres deben educarse, prepararse profesionalmente, estar informadas para enfrentar los retos de un mundo globalizado, cambiante todo los días.

3. Todas las mujeres deben conocer sus talentos o saber un oficio que les permita generar recursos para mejorar su entorno económico, familiar y social.

4. Toda las mujeres deben cuidar su salud, alimentarse sanamente, hacer ejercicio y llevar una vida de bienestar, preocuparse por su salud reproductiva, cuidar su cuerpo, alimentar su espíritu, su corazón. La salud es la clave principal para mejorar nuestra calidad de vida, sin salud no tenemos la energía para enfrentar los problemas y las situaciones.

5. Todas las mujeres deben ahorrar para su futuro, para su vejez o para su época de vulnerabilidad.

6. Todas las mujeres deben ser independientes, generar sus propios recursos, ser propietarias de la riqueza, contar con una vivienda propia.

7. Todas las mujeres deben conocer las redes de apoyo con las que cuenta y en las que puede confiar, ya sea amigos, familiares, instituciones, que la puedan conectar o promover, y contribuir a fortalecer esta red de apoyo, en la que puedan contar en cualquier momento y por cualquier motivo.

8. Todas las mujeres deben conocer sus derechos más fundamentales, saber detectar oportunamente los signos de violencia, moral o física y conocer qué personas o instituciones pueden apoyarla.

9. Toda mujer debe apoyar a una mujer en situación vulnerable, siguiendo los pasos de este décalogo.

10. Ninguna mujer debe abandonar sus sueños ni sus metas bajo ninguna circunstancia

Autora: Kenia Barrios

Células madre en la sangre menstrual

La sangre menstrual siempre ha sido descartada como desecho residual. Sin embargo, investigaciones científicas han demostrado que el fluido menstrual contiene células madre auto-renovables. Estas proceden del revestimiento del útero (endometrio) que se expulsa durante el período menstrual. El crecimiento de nuevos vasos sanguíneos es uno de los procesos esenciales en el útero durante el ciclo. Los investigadores afirman que el nuevo tipo de células madre que han identificado intervienen en este proceso. Durante el ciclo menstrual, el útero alberga el óvulo y se prepara para el posible embarazo engrosando sus paredes con la aportación de nutrientes y vasos sanguíneos. Si no hay fecundación, el óvulo no fecundado se desprende y se rompen los vasos sanguíneos, con el consiguiente flujo menstrual. Las células madre que se han descubierto en esta investigación están involucradas en la regeneración de nuevos capilares. Los investigadores las han denominado células regenerativas endometriales (ERC). Para detectarlas, han recogido muestras de cinco mililitros de sangre menstrual de diferentes mujeres sanas.

En los cultivos de laboratorio, los investigadores han podido observar que estas células se pueden dividir hasta 70 veces en un periodo de tiempo muy corto. Esta tasa de replicación es significativamente más rápida que la de las células madre que proceden de la sangre de cordón umbilical o de médula ósea, explican los investigadores. También afirman que a partir de estas células madre se pueden obtener diferentes líneas celulares (hasta nueve), entre las que se incluyen células de tejidos de cartílago, de corazón, neurológicos, células de la piel y sanguíneas. Ello significa que existe la posibilidad de que se diferencien en distintos tipos de tejido, entre ellos el cardíaco.

Las investigaciones concluyen que las células de la sangre menstrual tienen potencial para revertir los daños ocasionados por un accidente cerebro-vascular y pueden servir de tratamiento para enfermedades como la osteoporosis, el Alzheimer, el Parkinson e, incluso, la diabetes.

En estudios preclínicos se descubrió que el trasplante de las células regenerativas endometriales puede reducir significativamente las anomalías conductuales e histológicas y tener un efecto protector en las células cerebrales al evitar el avance de la muerte celular experimentado durante una accidente cerebrovascular.

Tras inducir un accidente cerebrovascular, al privar de oxígeno y glucosa a ratas adultas, los investigadores les inyectaron sangre menstrual y descubrieron que aquellos roedores que fueron expuestos a ella presentaron una tasa de mortalidad significativamente reducida, de acuerdo con el estudio. A 14 días del trasplante y accidente cerebrovascular las ratas mostraron mejoras tanto en las anomalías motoras como en las neurológicas.

Además, a diferencia de las que se obtienen del cordón umbilical, estas células aún no han mostrado tener capacidad para inducir o convertirse en un tumor maligno o benigno. Es posible que su uso solvente los problemas de rechazo por parte de los pacientes, además del mencionado potencial ilimitado para reproducirse. Su uso ofrece una gran promesa para el futuro en el uso clínico de terapias médicas regenerativas. Las primeras investigaciones sugieren que posiblemente puedan ser usadas también para el beneficio de otros miembros de la familia que están genéticamente relacionados con la donante, como progenitores, herman@s o hij@s. Por último, su obtención es extremadamente fácil y está libre de controversias morales.

Los resultados proceden de una investigación de un grupo de científicos norteamericanos del Biocommunication Research Institute de Wichita (Estados Unidos), publicados en la revista Journal of Translation Medicine, financiado por el laboratorio de Kansas Medistem, y en el que han intervenido investigadores de la Universidad de Alberta y de la de Ontario, en Canadá. Por otra parte, la empresa Cryo-Cell International en coordinación con la Universidad del Sur de Florida, Saneron-CCEL Therapeutics y el Medical College de Georgia, dirigió otra investigación y ya ofrece la posibilidad de congelar estas células en previsión de un posible uso futuro.

MAS INFORMACIÓN:

EN ESPAÑOL:

Sangre menstrual contiene células madre

http://www.eluniversal.com.mx/articulos/58662.html

Células madre se recogen del flujo menstrual

http://www.lanacion.cl/celulas-madre-se-recogen-del-flujo-menstrual/noticias/2010-11-28/220857.html

Células madre en la menstruación

http://elpais.com/diario/2007/11/20/sociedad/1195513217_850215.html

EN INGLÉS:

Menstrual Blood Can be Stored in Blood Bank for Stem Cell

http://goruri.com/menstrual-blood-can-be-stored-in-blood-bank-for-stem-cell/

Women can bank on menstrual blood stem cells to cure illness

http://www.hindustantimes.com/India-news/Mumbai/Women-can-bank-on-menstrual-blood-stem-cells-to-cure-illness/Article1-671171.aspx

Menstrual Stem Cells and Blood Banking

http://www.crimsoncampaign.org/menstrual-stem-cells-and-blood-banking/

Menstrual Blood Banking Scope and Future

http://www.medindia.net/news/healthinfocus/Menstrual-Blood-Banking-Scope-and-Future-95616-1.htm

Relajación del útero

Antes de empezar a leer esto, presta un poco de atención a tu cuerpo. Posiblemente, sin darte cuenta, tengas el vientre contraído. Desde pequeñas estamos tan pendientes de cuidar nuestra postura que no escuchamos los mensajes del cuerpo. Y casi lo más importante, siempre, ha sido “meter tripa”. Si el vientre está relajado, los órganos internos (intestinos y, por supuesto, nuestro aparato reproductor) encuentran su espacio natural y pueden funcionar correctamente. Pero nos hemos obsesionado tanto con no echar barriga (qué feo, qué gorda estás…) que es un gesto inconsciente. Respira hondo y deja que la tripa se suelte. Seguro que ahora mismo no te ve nadie. Y si así fuera ¿qué más da? Ya has pasado demasiado tiempo intentando encajar en un molde que no es tuyo, que responde a expectativas masculinas y que, por ello mismo, no respeta en absoluto tu cuerpo, tu anatomía, que te hace más daño del que puedas imaginar sólo por un concepto predeterminado de belleza que no tiene nada que ver contigo.

Así que vamos a relajar el vientre, el espacio en el que se encuentra el útero, para que pueda expandirse, acomodarse a su gusto y expandir su energía. Te propongo que, de vez en cuando, testees el estado de tu vientre y cada vez que lo encuentres tenso, trates de relajarlo con una simple respiración. Lo puedes hacer en cualquier lugar, en cualquier momento, sin más. Aparte, estos son unos sencillos ejercicios muy útiles y que tampoco te llevarán mucho tiempo.

1.- RELAJAR LA BARBILLA

En la tradición hindú, el cuerpo sutil está formado por chacras o centros de energía. Entre los siete principales, el segundo y el quinto están unidos. Estos se sitúan, respectivamente, en el bajo abdomen (unos dedos por debajo del ombligo, en las mujeres abarca el útero, ovarios y trompas) y en la garganta. Ambos son centros de creación: vida en el segundo chacra, de creación de nuestros propósitos, necesidades, soluciones… en el caso del quinto.

En el cuerpo físico podemos comprobar este fenómeno de una manera fácil.
– Toma conciencia de la tensión en la barbilla y la mandíbula.
–  Relaja conscientemente estos músculos. Si notas que no es posible, puedes darte un masaje con los dedos mientras aflojas la mandíbula y la barbilla.

– Respira conscientemente mientras observas los cambios operados en tu cuerpo, sobre todo, en la zona del útero.

2.- ESTIRAR LAS LUMBARES

Con las piernas rectas y separadas a la altura de los hombros, apoya tus manos en las ingles y echa el cuerpo hacia delante hasta que quede paralelo al suelo. También puedes echarte en el suelo, de rodillas y con las manos apoyadas a la altura de los hombros. Al inspirar, eleva cabeza y glúteos. Al exhalar,  hunde el abdomen y deja caer la cabeza, irando al ombligo. Haz los movimientos de una manera lenta y suave, sin prisas, coordinada con la respiración. Este ejercicio proporciona flexibilidad a la columna, pero como beneficio añadido descongestiona la zona pélvica, permitiendo a las lumbares relajarse. Repite varias veces.

3.- LLEVAR ENERGÍA AL ÚTERO

De pie, con los ojos cerrados, respira profundamente y relaja el cuerpo. Frota las palmas de las manos entre sí vigorosamente hasta que notes cómo tus manos se llenan de calor. Ahora, une los dedos índices de cada mano y los pulgares, creando un triángulo. Coloca los pulgares en el ombligo y pega las manos al cuerpo. Quédate así, observando tu útero. Respira profunda y relajadamente, sin forzar. Conecta con útero. Para finalizar, haz tres respiraciones profundas y abre los ojos. Esta misma posición la puedes adoptar cuando estés sentada viendo la televisión (por ejemplo). Pierdes esa observación y conexión conscientes, pero tus manos trasmitirán calor a tu útero y él te lo agradecerá, además de ayudarte a contactar cada vez más profundamente con él.

Espero que los disfrutes. Y no te olvides de respirar.  😉

Delirios de guerrera

Cueva de lunas. Estela bordada de espuma roja. Mariposa de sueños. Tu sangre sagrada se derrama por mis entrañas regalando vida y sabiduría. Latiendo con fiereza, me das fuerza para guerrear en la vida armada con una sonrisa de amor.

¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤

  Me siento sola, con la mirada perdida en el río, percibiendo el fluir de las aguas como hace unas horas corría la sangre en el campo de batalla.

   La sangre que vierten mis heridas calienta mi piel, fría de muerte, y mi alma se va liberando a través de mis suspiros. Dulce sensación. Pero una luz llena mi vientre. La luz blanca y fría de la Madre Luna, que me recuerda que esto aún no ha terminado. Cierro los ojos y siento su presencia en la caricia de la brisa, en la carcajada del agua saltando entre peñascos y sé que no estoy sola. Que nuestra Madre vela por mí y que miles de hermanas siguen batallando por sus almas, por sus cuerpos, por sus vidas, por la libertad. Poco a poco, bañada por el aroma de las flores que me rodean, me siento revivir. El árbol en el que descansa mi cuerpo agotado me abraza, transfundiendo en mis venas su vigor. Y mis heridas se van cerrando, dejan de sangrar. Y nuevamente me siento viva, preparada para seguir adelante con una sonrisa en el rostro, amor en el corazón, luz en  la mirada y coraje en los ovarios.

   Vuelvo a la batalla que no cesa. Bendíceme, Madre. Y que no llegue mi día antes de haber preparado a otra Guerrera de Luna que siga luchando por tus hijas más desafortunadas.

@ espiraldeluna

Anteriores Entradas antiguas

Esta soy yo

Elena

Elena

Advanced Moon Mother formada por Miranda Gray, Terapeuta Esencial y Master en Flores de Bach por el Centro Edward Bach de Madrid, EFT, Maestra de Reiki Usui Tibetano.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Mujer de Luna

Esta aventura comenzó como Historias en Espiral, una nube de textos que se entretejían formando un viaje hacia el interior. Se transformó en Mujer de Luna cuando el viaje se llenó de energía y esencia femenina conectada con la Luna y nuestro útero. ¿En qué estación del viaje estás tú?

Páginas