Afrodita, creativa y amante

el

 En primer lugar, quiero dejar claro que dioses y diosas son arquetipos psicológicos presentes tanto en hombres como en mujeres, aunque de forma general, predominan las diosas en las mujeres y los dioses en los hombres. Los arquetipos no se limitan al género biológico, sino que son maneras de clasificar diferentes comportamientos y actitudes vitales, presentes en todos los seres humanos. Sin embargo, por una cuestión de comodidad, hablo de mujeres y maridos, esposos y esposas… pero es una convención lingüística. La realidad es mucho más amplia. Sentíos libres de cambiar el vocabulario a vuestro antojo, y referíos a esposa-esposa, marido-marido… y sentid que una diosa puede definir a un hombre y un dios a una mujer sin ningún problema.

DIOSA DEL AMOR Y LA BELLEZA. MUJER CREATIVA Y AMANTE.

J. S. Bolen sitúa a Afrodita como la única dentro de una categoría especial: es la Diosa Alquímica. Tiene características comunes con las diosas vírgenes y con las vulnerables, pero no pertenece a ninguno de sendos grupos. Era independiente, pero es, con mucho, la que más relaciones amorosas y sexuales mantuvo y nunca sufrió como víctima de ninguna situación ni de nadie. Valora más la experiencia emocional que su independencia o los vínculos permanentes. Las relaciones son importantes pero no como compromisos a largo plazo, sino por su capacidad de disfrute y de creación de nueva vida (en cualquier sentido). Se marca un objetivo, como una diosa virgen, pero sus intereses son muy diferentes.

Las diosas vírgenes aportan una conciencia centrada y son arquetipos que ayudan a concentrarse en lo que es importante para la persona. Las diosas vulnerables tienen una conciencia difusa que las permite ser receptivas. La que aporta Afrodita es especial: está centrada, pero es receptiva, incorpora el objeto de la atención, pero también se ve afectada por él. Esta conciencia puede estar presente en cualquier momento de tu vida. Es ese momento en el que todos tus sentidos están absorbidos por una persona, una historia, y al mismo tiempo tu mente está funcionando activamente, estimulada por esa concentración, que hace que surjan ideas, sentimientos, emociones relacionadas con lo que tienes delante. Como cuando escuchas con todo tu cuerpo a un ser querido mientras tu cabeza traza relaciones con historias conocidas, con sensaciones anímicas o corporales, o busca formas de ayudar. Como cuando está creando algo, un cuadro, un cuento para tu hij@, una comida para tu familia… mientras te concentras en el detalle del momento, no pierdes de vista el resultado final que quieres conseguir.

El apelativo “alquímica” hace referencia a su capacidad de transformación. Simboliza el poder creativo y transformador del amor.

Inspira el aspecto creativo y el romántico. Rige el disfrute del amor, la belleza, la sexualidad y la sensualidad. Impulsa las funciones creativa y procreativa. Con su ayuda fluye la atracción, la unión y el nacimiento de una nueva vida, proyecto, idea, etc. Se enamora con facilidad y tiene magnetismo personal. Se activa por dos vías: a través del instinto o a través de una relación. Tiene una tremenda fuerza para el cambio. Cultiva la atención centrada en el aquí y el ahora. Las actitudes críticas y de culpabilidad la obstaculizan. La culpabilidad la aparta de una parte esencial de su yo, de su vitalidad y de su espontaneidad. Concede carisma personal más que apariencia atractiva. De niña quiere ser el centro de atención y tiene prisa por crecer. Los mejores padres para ella afirman su atractivo junto a otras cualidades. No le interesa un trabajo que no la implique emocionalmente, aunque no esté bien pagado. Se rodea de hombres que no siempre son buenos para ella o con ella, a menos que influyan otras diosas, que también necesita para tener un matrimonio monógamo y duradero, ya que Afrodita fomenta la sexualidad y la pasión, pero es difícil para ella ser feliz si no se mantiene la emoción. No entiende la hostilidad que produce en otras mujeres. Le gustan los niños, a los que proporciona confianza en sí mismos, en sus capacidades, pero si falta Deméter, será inconstante en sus muestras de afecto. La mediana edad la vuelve infeliz porque su belleza se pierde o por la elección de sus parejas, pero no es mal período si está en un trabajo creativo. Envejece con vitalidad y actitud joven. Hay que saber contenerla en algunas circunstancias. Puede actuar como si sus acciones no tuvieran consecuencias. Se enamora fácilmente y se arriesgará a entrar en cualquier relación que la enamore sin pensar, se desencanta pronto de sus caprichos, debe aprender también a amar los defectos. Otros arquetipos están presentes en forma latente. Para contener el efecto más devastador de Afrodita, sería conveniente examinar sentimientos, motivaciones y valores y separar lo importante de lo que no es. Observar, esperar y adquirir gradualmente poder de manera indirecta, sin dejar de ser compasiva. Se debería intentar poner distancia emocional en las relaciones. La meditación es una buena manera de crear resistencia al tirón de la atracción erótica y de cultivar la introversión. Mientras no sea capaz de negarse a todo aquello a lo que es susceptible, no podrá determinar el curso de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s