Flores de Bach para la menstruación

el

     Dos de las fases de la menstruación pueden considerarse “abiertas”, volcadas hacia el exterior. Son la fase de la Doncella y de la Madre, según la terminología de Miranda Gray. Corresponden con los días posteriores al final del sangrado y con la ovulación. Son momentos en los que nos interesa más el mundo a nuestro alrededor. Salir, hacer deporte, ir de compras, quedar con gente, ayudar a los demás con sus problemas… Es un tiempo de mayor actividad social, por decirlo de algún modo. Pero a veces tenemos tantas ganas de ayudar que podemos inmiscuirnos en lo que no nos importa. Tenemos tanta energía que los demás nos parecen lentos.
En cambio, las fases de la Hechicera y la Bruja, la semana premenstrual y la menstruación propiamente dicha, son fases también muy activas, pero en las que el objetivo se vuelve hacia el interior de nosotras mismas, nos ocupamos más de nuestros intereses, preocupaciones, nuestro cuerpo empieza a ir a un ritmo más lento preparándose para el descanso del sangrado, aunque nuestra mente casi nunca le acompaña. Nuestra más pura esencia femenina nos pide atención, y nuestra cabeza y el mundo nos exigen el mismo ritmo. Esto crea tensiones que a veces se traducen en malhumor y dolores físicos.
Todas las etapas conllevan unos rasgos determinados de humor que pueden afectarnos si tratamos de ir en su contra. Conocer el ritmo, las características de cada fase y ver cómo nos afectan y cómo reaccionamos personalmente es lo que nos ayudará a reconciliarnos con nuestra menstruación. En esto pueden ayudarnos terapias como la homeopatía o las Flores de Bach, de las que prometí hablaros, porque es lo que conozco de primera mano. Lo que aquí os cuento es lo más básico. Son características típicas. No tienen por qué darse todas a la vez (menos mal, uf). A veces se solapan o reconocemos en nosotras algo que aquí no aparece. Cada mujer es única y sus períodos también.
Ten en cuenta que esto no es más que una guía elemental. Para tratar una combinación de síntomas o si quieres saber algo más que aquí no aparece, ponte en contacto con algún terapeuta floral (también puedes contactar conmigo, si quieres)


DONCELLA / VIRGEN / FASE DINÁMICA
Es el período de mayor energía. Surge en la fase anterior, sobre todo si permites que tu cuerpo, mente y emociones descansen y se recuperen. Es el renacimiento de nuevas energías y entusiasmo. El cuerpo recupera vitalidad, los pensamientos son más claros, tenemos más concentración y atención al detalle. Estamos preparadas para empezar nuevos proyectos y sentimos el impulso de ponernos en acción. Debemos tener cuidado de no empezar nada sin pensar o antes de tiempo como consecuencia de ese exceso de entusiasmo (Impaciencia). Es la fase más productiva. Te sientes más independiente y más fuerte. Notamos más energía y nos orientamos al mundo exterior. Tenemos más ganas de divertirnos.
Te liberas del ciclo procreativo y te centras en tu propio ser. Tienes confianza en ti misma, te sientes muy capaz de afrontar desafíos, pero puedes caer en un exceso de confianza y tomar decisiones sin consultar (Impaciencia, Verbena) o creer que llevas la razón en todo (Vid, Verbena) Estar tan centrada en tus propias necesidades puede dar a los demás la sensación de que eres fría e insensible (Violeta de Agua). Es un período lleno de entusiasmo y ansias de vivir, optimismo.
Le das más importancia al éxito y los resultados. Podemos volvernos exigentes, impacientes y frustrarnos si nuestro entorno no sigue el ritmo que necesitamos o si consideras que hay una falta de acción, avances o resultados (Impaciencia). Intentas arreglar todo y ayudar a los demás para que las cosas se hagan “bien” y cuanto antes (Impaciencia, Agua de Roca). Si trabajas sobre varios proyectos a la vez, puedes ir alternando y repartir esas prisas.

MADRE / FASE EXPRESIVA
Es el momento en torno a la ovulación. Empiezas a prepararte para la abnegación que caracteriza a la maternidad y pierdes interés por tu propia persona. Tus deseos y necesidades se vuelven menos importantes y te sientes más volcada a ayudar y cuidar a los demás, que se acercan a ti buscando ayuda y apoyo. Nos sentimos más empáticas y conscientes de las necesidades de los demás. Puedes apoyar, animar y ayudar a los que te rodean. No nos sentimos atacadas por las opiniones ajenas y a la vez somos capaces de señalar errores y defectos ajenos con delicadeza y siendo comprensivas. Como contrapartida, puedes volverte demasiado generosa, de manera que los demás se acaben aprovechando de ti (Centaura). No tienes tiempo para ti porque estás más pendiente de los demás (Achicoria, Centaura). Al no satisfacer tus propias necesidades, se va creando en tu interior un sentimiento de frustración (Centaura).
Pero, a la vez, puedes sentirte culpable por no hacer algo por los demás (Pino).
Tenemos más capacidad para asumir responsabilidades y crear nuevos proyectos e ideas o impulsar los que ya existen. Esta fase te da seguridad en ti misma e incrementa tu autoestima. Sin embargo, podemos asumir demasiado trabajo o responsabilidades por ayudar a los demás (Olmo, Achicoria, Centaura)

HECHICERA / FASE CREATIVA
Suele ser la etapa más difícil. Hay mucha energía activa, pero se dirige hacia el interior. Tu mente está hiperactiva. Pero disminuye la resistencia física y estás más cansada. Esa necesidad de actuar no se ve acompañada por el cuerpo, hay variaciones entre una energía más activa y otra más lenta que a su vez conlleva cambios de humor (Escleranto). Esto puede provocarte enfados, frustración, irritabilidad, intolerancia y hasta rabia y agresividad (Haya). Tenemos sensibilidad extrema a las críticas (Achicoria, Nogal), así como una severa autocrítica interna (Agua de Roca), necesidad de estar en lo cierto y que los demás te lo digan (Alerce, Cerato), emociones y sentimientos muy profundos. A medida que avanza la fase, el mundo interior se vuelve más fuerte y pueden salir a la luz emociones no resueltas (Rescue, en un primer momento). También podemos sentir un fuerte impulso de efectuar cambios. Se generan unas energías tremendas que especialmente hacia el final de la fase pueden volverse una explosión de creación o destrucción. Si canalizas y controlas esa energía, la puedes encauzar hacia un uso creativo. Puedes notar que algunas circunstancias que te resultan tolerables el resto del mes se vuelven de pronto intolerables y molestas (Haya). En nuestro interior está la causa subyacente de esas reacciones. Puedes sentir, incluso, agresión y ansiedad basadas en miedos arraigados (Mímulo, Álamo Temblón).

BRUJA / ANCIANA SABIA / FASE REFLEXIVA
Durante estos días no se puede seguir el ritmo del resto del mundo, tienes menos energía física. Te sientes pesada, hinchada, somnolienta, te cuesta concentrarte. El cuerpo pide descanso para recuperar y renovar las energías que necesitamos para el nuevo ciclo. Todo nos cuesta más esfuerzo. Cuando pasamos por alto estas necesidades, nos invade la irritabilidad, la frustración, incluso la ira, de una manera más fuerte que en la fase anterior (Haya). Es momento para descansar, alejarse del mundo y frenar el ritmo. Todo te da igual. Tienes sensación de desconexión, falta de interés (Clemátide), introspección y aislamiento emocional y lo que más apetece es la soledad (Violeta de Agua). Las emociones están a flor de piel y la extrema sensibilidad y empatía hacen que el mundo exterior se vuelva casi insoportable. Como consecuencia, puede que te sientas indiferente a las necesidades y preocupaciones de los demás y a sus ideas y proyectos. Si tienes opción, trata de posponer citas y tareas a otro momento.
Tampoco nos parecen importantes nuestras ambiciones, nos falta motivación y nos abruma el impulso de dejarlo todo (Rosa Silvestre) y no nos sentimos capaces de defender nuestras ideas y opiniones, estás tan cansadas que no te opones a nada (Rosa Silvestre, Hojarazo) y es más fácil dejarnos arrastrar a proyectos y decisiones que no encajan con nosotras (Nogal).

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hola! Me ha encantado el post. Ojalá nos enseñaran estas cosas desde pequeñas. Creo que es una información tremendamente útil para que las mujeres aprendamos a comprendernos más a nosotras mismas y al resto de mujeres que nos rodean. Gracias!!

    1. Tienes toda la razón. La menstruación es nuestra y no la conocemos. Nos toca a nosotras hacer que esto cambie hablando con nuestras hijas. Gracias por tu aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s