Delirios de guerrera

Cueva de lunas. Estela bordada de espuma roja. Mariposa de sueños. Tu sangre sagrada se derrama por mis entrañas regalando vida y sabiduría. Latiendo con fiereza, me das fuerza para guerrear en la vida armada con una sonrisa de amor.

¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤  ¤ ¤  ¤  ¤  ¤  ¤

  Me siento sola, con la mirada perdida en el río, percibiendo el fluir de las aguas como hace unas horas corría la sangre en el campo de batalla.

   La sangre que vierten mis heridas calienta mi piel, fría de muerte, y mi alma se va liberando a través de mis suspiros. Dulce sensación. Pero una luz llena mi vientre. La luz blanca y fría de la Madre Luna, que me recuerda que esto aún no ha terminado. Cierro los ojos y siento su presencia en la caricia de la brisa, en la carcajada del agua saltando entre peñascos y sé que no estoy sola. Que nuestra Madre vela por mí y que miles de hermanas siguen batallando por sus almas, por sus cuerpos, por sus vidas, por la libertad. Poco a poco, bañada por el aroma de las flores que me rodean, me siento revivir. El árbol en el que descansa mi cuerpo agotado me abraza, transfundiendo en mis venas su vigor. Y mis heridas se van cerrando, dejan de sangrar. Y nuevamente me siento viva, preparada para seguir adelante con una sonrisa en el rostro, amor en el corazón, luz en  la mirada y coraje en los ovarios.

   Vuelvo a la batalla que no cesa. Bendíceme, Madre. Y que no llegue mi día antes de haber preparado a otra Guerrera de Luna que siga luchando por tus hijas más desafortunadas.

@ espiraldeluna

Agradezco ser mujer

Tatiana Lobo es una escritora chilena nacida en 1939 y nacionalizada costarricense. Ha estudiado pintura, teatro, cerámica y  ha investigado la artesanía indígena. Su obra abarca diversos géneros: novela, novela histórica, cuentos, crónica, ensayo, teatro y poesía. Su calidad literaria ha sido reconocida con diversos premios nacionales e inernacionales. Defiende a las etnias históricamente discriminadas, así como el derecho de la mujer a ser ella misma y a expresarse libremente. Este derecho, que nos parece básico, no está tan claro en muchos lugares.

Ella nos ha regalado esta bella poesía.

AGRADEZCO SER MUJER

Agradezco ser un animal, porque los hombres han puesto en peligro la supervivencia del planeta.

Agradezco ser hembra, porque el hombre no es el centro del universo, sino apenas un eslabón más en la cadena de la vida.

Agradezco que me digan que soy irracional, porque la razón ha conducido a los peores actos de barbarie.

Agradezco no haber inventado la tecnología, porque la tecnología ha envenenado el agua y el ozono.

Agradezco que me hayan colocado más cerca de la naturaleza, porque nunca estaré sola.

Agradezco que me hayan confinado al hogar y a la familia, porque puedo hacer de toda la Tierra mi hogar y mi familia.

Estoy feliz de que me llamen ama de casa, porque puedo apoderarme de la mía.

Estoy feliz de no ser competitiva, porque entonces seré solidaria.

Estoy feliz de ser el reposo del guerrero, porque puedo cortarle el pelo mientras duerme.

Estoy feliz de que me hayan excluido del campo de batalla, porque la muerte no me es indiferente.

Estoy feliz de haber sido excluida del poder porque lejos del poder me alejo de la ambición y la codicia.

Estoy feliz de que me hayan excluido del arte y la ciencia, porque los puedo inventar de nuevo.

Me agrada saber que mi cerebro es más pequeño que el cerebro del hombre, porque entonces mi cerebro cabe en todas partes.

Me agrada que me digan que carezco de lógica, porque entonces puedo crear una lógica menos fría y más vital.

Me agrada que me digan que soy vanidosa, porque puedo mirarme al espejo sin sentirme culpable.

Me agrada que me digan que soy emocional, porque puedo llorar y reír a gusto.

Me agrada que me digan que soy histérica, porque entonces puedo lanzar los platos a la cabeza de quien intenta hacerme daño.

Me gusta que me llamen bruja, porque entonces puedo cambiar la dirección de los vientos a mi favor.

Me gusta que me llamen demonio, porque puedo quemar el lecho donde me abusan.

Me gusta que me llamen puta, porque entonces puedo hacer el amor con quien me dé la gana.

Me gusta que me digan débil, porque me recuerdan que la unión hace la fuerza.

Me gusta que me digan chismosa, porque nada de lo humano me será ajeno.

Pero lo que más agradezco, lo que más me agrada, lo que más me gusta y lo que me hace más feliz, es que me digan loca, porque entonces ninguna libertad me será negada.

Una y mil veces me quemó la Inquisición y aprendí a nacer de las cenizas.

Me encerraron en un harén y encerrada no dejé de reír.

Me pusieron un cinturón de castidad y adquirí las artes de un cerrajero.

Cargué fardos de leña y me hice fuerte.

Me pusieron velos en la cara y aprendí a mirar sin ser vista.

Me despertaron los niños a medianoche y aprendí a mantenerme en vigilia.

No me enviaron a la Universidad y aprendí a pensar por mi cuenta.

Transporté cántaros de agua y supe mantener el equilibrio.

Me extirparon el clítoris y aprendí a gozar con todo el cuerpo.

Pasé días bordando y tejiendo y mis manos aprendieron a ser mas exactas que las de un cirujano. Segué trigo y coseché maíz, pero me quitaron la comida y con hambre aprendí a vivir.

Me sacrificaron a los dioses y a los hombres y volví a vivir.

Me golpearon y perdí los dientes y volví a vivir.

Me asesinaron y me ultrajaron y volví a vivir.

Me quitaron a mis hijos y en el llanto volví a la vida.

Con tanta fortaleza acumulada, con tantas habilidades y destrezas aprendidas, mujer, si lo intentas, puedes volver el mundo al revés.

Esta soy yo

Elena

Elena

Advanced Moon Mother formada por Miranda Gray, Terapeuta Esencial y Master en Flores de Bach por el Centro Edward Bach de Madrid, EFT, Maestra de Reiki Usui Tibetano.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Mujer de Luna

Esta aventura comenzó como Historias en Espiral, una nube de textos que se entretejían formando un viaje hacia el interior. Se transformó en Mujer de Luna cuando el viaje se llenó de energía y esencia femenina conectada con la Luna y nuestro útero. ¿En qué estación del viaje estás tú?

Páginas