Plantas para el ciclo (4). La menstruación

Plantas para el ciclo (4). La menstruación

Este es el momento más duro para algunas de vosotras. La energía tanto física como mental está casi bajo mínimos. Necesitamos tranquilidad, incluso algo de soledad, a veces, y no la encontramos por ningún sitio. Eso nos lleva a estar algo más alterables, bien con ganas de llorar o nerviosas, irritables… Y si además, sentimos dolor, todo se pone más cuesta arriba. Estas dos plantas pueden ayudarnos a recuperar la serenidad perdida, al menos en parte, y sobrellevar esos días hasta que la Guerrera vuelva a resurgir renovada.

ARTEMISA (Artemisia vulgaris). En la antigüedad se consideraba una planta femenina, asociada a Venus. En Europa se utilizó mucho para hacer magia, favorecer los sueños y proporcionar protección. Se colocaba una ramita de artemisa bajo la almohada con la intención de regular el ciclo hormonal y recuperar la menstruación perdida. Tomada durante la regla, armoniza la circulación sanguínea, ayuda al hígado a desintoxicarse y calma las molestias. NO SE PUEDE TOMAR DURANTE EL EMBARAZO. En tisana, se hace una infusión de 5 minutos con ½ cucharadita por taza, toma una o dos tazas al día. En tintura, de 20 a 60 gotas (0,5 a 1,5 ml) de 1 a 2 veces al día. Evita tomar fuertes dosis durante más de un mes, pues esta planta hace trabajar mucho al hígado.Resultado de imagen de artemisa vulgaris

VALERIANA (Valeriana officinalis). Es una planta sedante muy importante. Aporta una gran relajación, además es analgésica y antiespasmódica, ayuda a calmar los dolores. Debe usarse con moderación y de manera puntual, porque en algunas personas puede desarrollar dependencia (aunque no es lo frecuente). En tisana, se prepara una infusión con una cucharadita de raíces por taza durante 10 minutos. Imagen relacionadaSi no te gusta su sabor, puedes mezclarla con otras infusiones, mejor relajantes, como melisa, verbena o azahar. En tintura, de 40 a 160 gotas (1 a 4 ml) 2 ó 3 veces al día unos 30 minutos antes de irse a dormir. Es preferible empezar por la dosis más baja e ir aumentando si es necesario. También se pueden tomar con cuentagotas cada media hora para aliviar el dolor, aunque debe tenerse precaución para no consumir más de 400 gotas (10 ml) al día.

Para leer sobre las otras fases: Fase premenstrualOvulaciónFase preovulatoria

Plantas para el ciclo (3). Fase premenstrual

Plantas para el ciclo (3). Fase premenstrual

En esta fase, el cuerpo y la mente buscan su descanso y se preparan para eliminar todo lo que no quieren o necesitan. Es un buen momento para acompañar al hígado, apoyar el sistema nervioso, equilibrar las hormonas, nutrir el cuerpo y preparar el útero para la siguiente fase.

La MELISA (Melissa officinalis) posee virtudes calmantes y digestivas. Es ideal para combatir la angustia y la ansiedad que a veces aparecen en esta fase, calmando y aportando serenidad. También es útil contra los gases y las hinchazones y retenciones de líquidos que se pueden prResultado de imagen de melissa officinalis floroducir durante estos días. Su  ligero efecto sedante la hace apropiada para tomarla antes de ir a dormir. Si sientes que te relaja demasiado, rebaja la dosis propuesta. En tisana, echa una cucharadita por taza en infusión durante 10 minutos.

En esta fase, el hígado está ocupado en gestionarResultado de imagen de diente de leon hoja los estrógenos y la progesterona y el DIENTE DE LEÓN (Taraxacum officinalis) activa la secreción y evacuación de la bilis, disminuyendo la irritabilidad y las incomodidades digestivas. Facilita el tránsito intestinal que a veces se desajusta antes de la regla. Como diurético, ayuda en casos de retención de líquidos. Se consume en ensaladas (si la encuentras en algún sitio). En decocción, sus raíces se hierven entre 10 y 30 minutos, según la cantidad que quieras usar al día.

La AQUILEA (Achillea millefolium) equilibra el ciclo hormonal, disminuyendo el síndrome premenstrual. También atenúaImagen relacionada la fiebre y el dolor de cabeza. Tomada antes y durante la regla, disminuye los calambres y las hemorragias abundantes.
En tisana, prepara una infusión durante 10 minutos con 1 cucharadita de flores por taza. En tintura, toma de 20 a 120 gotas (1 a 3 ml) según la necesidad, 2 ó 3 veces al día. No se puede tomar durante el embarazo.

La ANGÉLICA (Angelica archangelica) es un estimulante circulatorio y una planta diurética, que ayuda cuando hay retención de líquidos e hinchazón del vientre. Aporta calor al útero, permitiendo que la sangre fluya libremente.Resultado de imagen de angelica planta Precisamente por eso, es preferible usarla antes de la regla, no durante ésta, para evitar un sangrado mayor. Tradicionalmente se ha empleado para regular el ciclo hormonal y devolver el tono en caso de gran fatiga, ya que es una planta que contiene mucho hierro. En decocción, se emplea una cucharada sopera de raíz por taza, cociendo de 30 a 60 minutos. En tintura, de 20 a 40 gotas (0,5 a 1 ml) de 2 a 4 veces al día.

El REISHI (Ganoderma lucidum) es un hongo de origen asiático, considerado como una medicina de larga vida. Es adaptógeno y un tónico inmunitario profundo. Protege las células de la oxidación y mata bacterias y virus. Se adapta a las necesidades de nuestro cuerpo y, entre otras cosas, fluidifica la sangre preparando al útero para menstruar. Protege al hígado de las toxinas. Regula la glucemia que en ocasiones puede verse alterada en esta fase. Ayuda a recuperarse de la fatiga, favorece el sueño y calma el sistema nervioso. Puede encontrarse más fácilmente en tintura o en perlas. En el primer caso, es menos bioasimilable, por lo que debe tomarse una dosis alta: 3 a 6 ml. 2 ó 3 veces al día. En forma de perlas, seguir las dosis recomendadas por el fabricante, pues varían en función de la concentración que hayan utilizado.Resultado de imagen de reishi

Lee más aquí: PreovulaciónOvulaciónMenstruación

Plantas para el ciclo (2). La ovulación

Plantas para el ciclo (2). La ovulación

Las plantas escogidas llevan la circulación hacia la pelvis, ayudan a producir secreciones, y acompañan al hígado en su trabajo de metabolización de estrógenos. De esta manera, se pueden favorecer la ovulación, la sexualidad y el deseo.

El SHATAVARI (Asparagus recemosa) es una planta ampliamente utilizada en la medicina ayurvédica. Aumenta la libido, las secreciones y la fertilidad, mejora la ovulación, shatavariequilibra el sistema hormonal. Calma las incomodidades durante la ovulación, aporta energía a toda la zona pélvica. Es adaptógena, ayuda a regular y aumentar la vitalidad del sistema inmunitario, bajar los niveles de estrés y acelerar la recuperación. Se puede hacer una decocción de las raíces a fuego lento durante 2 horas,50 ó 100 gr. por litro, y beber 1 ó 2 tazas diarias.

Otra planta muy interesante y fácilmente asequible es el JENGIBRE (Zingiber officinalis). Es un estimulante circulatorio que lleva la sangre hasta el útero, y con ella, oxígeno, calor y energía. Gracias a estas propiedades, es ligeramente emenagogo (facilita la menstruación). Suele ser más conocido como calmante de las náuseas del embarazo si se beben pequeñas cantidades de infuResultado de imagen de jengibresión o se mastica un trozo crudo. En forma de cataplasma, reduce inflamaciones o calienta los ovarios y el útero, lo que relaja la zona y alivia también durante la regla. En infusión, se echa una cucharadita por taza y pueden beberse hasta 8 al día. Se puede hacer una decocción, llevando a ebullición la raíz fresca cortada a trozos o rallada (una cucharada sopera por medio litro de agua), y cocer a fuego lento entre 20 minutos y 2 horas, según la cantidad que hagas. Para hacer una cataplasma, ralla la raíz fresca, métela en una gasa y colócala directamente sobre el vientre.

Esta otra planta es muy conocida en la medicina tradicional china. Es el DONG QUAI (Angelica sinensis), conocida por ser la planta amiga de las mujeres. Aporta sangre y calor a la pelvis. Tiene un efecto regulador sobre las prostaglandinas que, entre otras funciones, provocan la contracción de la musculatura lisa, de la que se compone el útero. Estas hormonas se liberan durante la menstruación para favorecer el desprendimiento del endometrio, lo que en muchos casos causa dolores que médicamente se tratan con inhibidores de la liberación de estas sustancias. Esta planta, al actuar sobre ellas, reduce las molestias asociadas a la ovulación o la regla. Resultado de imagen de dong quaiEs una opción natural a esos medicamentos. Además, regula las hormonas, es estrogénica (induce a la formación de estrógenos, hormonas reguladoras del ciclo femenino) y adaptógena (contiene sustancias y nutrientes que ayudan al cuerpo a alcanzar un rendimiento óptimo a nivel físico y mental). Favorece la fertilidad, pero también es abortiva, por lo que debe evitarse ante la primera sospecha de embarazo. La forma más cómoda de tomarlo y más fácil de encontrar es en cápsulas.

El CARDO MARIANO (Sylibum marianum) antiguamente se usaba creyendo que aumentaba la producción de leche. Sus semillas protegen el hígado. Cuando la ovulación se retrasa o si te afecta el mal humor durante esta fase, el cardo ayuda al hígado a metabolizar los estrógenos y facilitar este período. Lo venden en perlas. Las semillas se pueden usar molidas en la comida, una cucharada sopera de una a dos veces al día.Imagen relacionada

Para conocer las plantas apropiadas para el resto de semanas: PreovulaciónFase premenstrualMenstruación

Plantas para el ciclo (1). Preovulación

Plantas para el ciclo (1). Preovulación

Inicio una serie de artículos en los que os presento las plantas más recomendadas para tratar las afecciones más típicas de cada una de las cuatro fases de nuestro ciclo. Esto es una simple información. NO LAS TOMES A LA LIGERA. Incluso las plantas pueden ser contraproducentes en algunas personas o en algunos momentos de nuestra vida (embarazo, lactancia, enfermedad). Tómalas con seguridad: consulta a tu médico, en el herbolario o farmacia donde vayas a comprar, a un naturópata certificado… 

PREOVULACIÓN

Volvemos al mundo después de la quietud de la menstruación. Quizá nos falten reservas de energía y el dinamismo propio de esta etapa puede transformarse en agitación mental, dolor de cabeza, inseguridades, impaciencia, dificultad para ponerse en marcha, incluso puedes verte con un tono de piel pálido y unas uñas y pelo quebradizos.

Si necesitas recuperar los nutrientes perdidos durante la regla, Resultado de imagen de ortigala ORTIGA (Urtica dioica) es una gran ayuda. Esta planta contiene hierro y magnesio, aumenta la vitalidad corporal, equilibra y depura el organismo y es alcalinizante de la sangre. La mejor forma de tomarla en es hacer una infusión de una cucharadita por taza durante cinco minutos. Toma entre una y cuatro tazas al día, según cómo te sientas y te apetezca.

Al encontrarnos en una fase más “mental”, quizá nos vengan bien plantas que relajen los nervios, como la AVENA y la MANZANILLA.

 

La AVENResultado de imagen de avena sativaA (avena sativa) nutre y relaja el sistema nervioso. Además de nutritiva y adaptógena también aporta energía. Si la tomas antes de dormir, facilita el sueño. Tomada por la mañana, da sensación de energía. Puedes preparar una infusión de 10 a 15 minutos o una ligera decocción de 5 minutos, con una cucharada sopera de  tallos o flores por taza. CUIDADO LAS PERSONAS CON PROBLEMAS CON EL GLUTEN.

 

Por su parte, la MANZANILLA (Matricaria recutita) calma el sistema nervioso, favoreciendo el sueño. Es calmante y antiinflamatoria y por eso es muy útil en caso de incomodidades en el útero o de dolor de cabeza. Facilita la digestión. En infusión, echa media cucharadita de flores por taza, dejándolas 5 ó 10 minutos. Si sientes que te adormece, tómala a la hora de ir a dormir.

Resultado de imagen de manzanilla infusion

 

Para que nuestra fuerza vital siga el ritmo del aumento de energía, los estimulantes circulatorios como el  GINGKO y el ROMERO serán útiles.

El GINGKO (Gingko biloba) es otro estimulante circulatorio, pero tiene la peculiaridad de que lleva la sangre a las extremResultado de imagen de gingkoidades, y aporta oxígeno al cerebro, aclarando las ideas. Por eso se utiliza en períodos de exámenes, para ayudar a la memoria. Es apropiada para cuestiones mentales y de organización, cualidades típicas de esta fase del ciclo. En infusión, se usa una cucharadita de hojas por taza, durante 10 minutos, 2 a 3 tazas al día. En forma de perlas o cápsulas, se vende en herbolarios y farmacias. NO LO USES SI TOMAS MEDICAMENTOS PARA FLUIDIFICAR LA SANGRE (ANTICOAGULANTES)

 

 

 

El ROMERO (Rosmarinus officinalis) es estimulante nervioso y circulatorio,Imagen relacionada antidepresivo, también aporta oxígeno al cerebro aumentando el flujo sanguíneo, con lo que aumenta la agudeza intelectual, la concentración y la memoria. Se hace una infusión de media cucharadita por taza y se toman 2 ó 3 tazas a lo largo del día.

 

 

 

Para superar todas las adaptaciones que requiere el cambio de una fase tan tranquila a esta otra mucho más activa, las plantas adaptógenas son las más recomendadas. La más conocida es el ELEUTERO (Eleutherococcus sentinosus) o GINSENG SIBERIANO. Aumenta la vitalidad y la resistencia, muy eficaz sobre todo en momentos de fatiga o convalecencia. Resultado de imagen de ginseng siberianoAunque puedes sentir sus efectos casi desde el primer momento, sus beneficios llegan después de un mes: equilibrio hormonal y nervioso, energía renovada, más resistencia, facilidad para soportar cambios, refuerzo del sistema inmunitario. Puedes preparar una decocción de 2 litros con 20 a 25 gr. de raíces por litro, cocer de 1 a 2 horas y guardar en la nevera. Se tomaría de media a una taza diaria. También se vende en forma de perlas o cápsulas.

Consulta el resto de fases del ciclo en estos enlaces: OvulaciónFase premenstrualMenstruación

Flores de Bach para la menstruación

Flores de Bach para la menstruación

     Dos de las fases de la menstruación pueden considerarse “abiertas”, volcadas hacia el exterior. Son la fase de la Doncella y de la Madre, según la terminología de Miranda Gray. Corresponden con los días posteriores al final del sangrado y con la ovulación. Son momentos en los que nos interesa más el mundo a nuestro alrededor. Salir, hacer deporte, ir de compras, quedar con gente, ayudar a los demás con sus problemas… Es un tiempo de mayor actividad social, por decirlo de algún modo. Pero a veces tenemos tantas ganas de ayudar que podemos inmiscuirnos en lo que no nos importa. Tenemos tanta energía que los demás nos parecen lentos.
En cambio, las fases de la Hechicera y la Bruja, la semana premenstrual y la menstruación propiamente dicha, son fases también muy activas, pero en las que el objetivo se vuelve hacia el interior de nosotras mismas, nos ocupamos más de nuestros intereses, preocupaciones, nuestro cuerpo empieza a ir a un ritmo más lento preparándose para el descanso del sangrado, aunque nuestra mente casi nunca le acompaña. Nuestra más pura esencia femenina nos pide atención, y nuestra cabeza y el mundo nos exigen el mismo ritmo. Esto crea tensiones que a veces se traducen en malhumor y dolores físicos.
Todas las etapas conllevan unos rasgos determinados de humor que pueden afectarnos si tratamos de ir en su contra. Conocer el ritmo, las características de cada fase y ver cómo nos afectan y cómo reaccionamos personalmente es lo que nos ayudará a reconciliarnos con nuestra menstruación. En esto pueden ayudarnos terapias como la homeopatía o las Flores de Bach, de las que prometí hablaros, porque es lo que conozco de primera mano. Lo que aquí os cuento es lo más básico. Son características típicas. No tienen por qué darse todas a la vez (menos mal, uf). A veces se solapan o reconocemos en nosotras algo que aquí no aparece. Cada mujer es única y sus períodos también.
Ten en cuenta que esto no es más que una guía elemental. Para tratar una combinación de síntomas o si quieres saber algo más que aquí no aparece, ponte en contacto con algún terapeuta floral (también puedes contactar conmigo, si quieres)


DONCELLA / VIRGEN / FASE DINÁMICA
Es el período de mayor energía. Surge en la fase anterior, sobre todo si permites que tu cuerpo, mente y emociones descansen y se recuperen. Es el renacimiento de nuevas energías y entusiasmo. El cuerpo recupera vitalidad, los pensamientos son más claros, tenemos más concentración y atención al detalle. Estamos preparadas para empezar nuevos proyectos y sentimos el impulso de ponernos en acción. Debemos tener cuidado de no empezar nada sin pensar o antes de tiempo como consecuencia de ese exceso de entusiasmo (Impaciencia). Es la fase más productiva. Te sientes más independiente y más fuerte. Notamos más energía y nos orientamos al mundo exterior. Tenemos más ganas de divertirnos.
Te liberas del ciclo procreativo y te centras en tu propio ser. Tienes confianza en ti misma, te sientes muy capaz de afrontar desafíos, pero puedes caer en un exceso de confianza y tomar decisiones sin consultar (Impaciencia, Verbena) o creer que llevas la razón en todo (Vid, Verbena) Estar tan centrada en tus propias necesidades puede dar a los demás la sensación de que eres fría e insensible (Violeta de Agua). Es un período lleno de entusiasmo y ansias de vivir, optimismo.
Le das más importancia al éxito y los resultados. Podemos volvernos exigentes, impacientes y frustrarnos si nuestro entorno no sigue el ritmo que necesitamos o si consideras que hay una falta de acción, avances o resultados (Impaciencia). Intentas arreglar todo y ayudar a los demás para que las cosas se hagan “bien” y cuanto antes (Impaciencia, Agua de Roca). Si trabajas sobre varios proyectos a la vez, puedes ir alternando y repartir esas prisas.

MADRE / FASE EXPRESIVA
Es el momento en torno a la ovulación. Empiezas a prepararte para la abnegación que caracteriza a la maternidad y pierdes interés por tu propia persona. Tus deseos y necesidades se vuelven menos importantes y te sientes más volcada a ayudar y cuidar a los demás, que se acercan a ti buscando ayuda y apoyo. Nos sentimos más empáticas y conscientes de las necesidades de los demás. Puedes apoyar, animar y ayudar a los que te rodean. No nos sentimos atacadas por las opiniones ajenas y a la vez somos capaces de señalar errores y defectos ajenos con delicadeza y siendo comprensivas. Como contrapartida, puedes volverte demasiado generosa, de manera que los demás se acaben aprovechando de ti (Centaura). No tienes tiempo para ti porque estás más pendiente de los demás (Achicoria, Centaura). Al no satisfacer tus propias necesidades, se va creando en tu interior un sentimiento de frustración (Centaura).
Pero, a la vez, puedes sentirte culpable por no hacer algo por los demás (Pino).
Tenemos más capacidad para asumir responsabilidades y crear nuevos proyectos e ideas o impulsar los que ya existen. Esta fase te da seguridad en ti misma e incrementa tu autoestima. Sin embargo, podemos asumir demasiado trabajo o responsabilidades por ayudar a los demás (Olmo, Achicoria, Centaura)

HECHICERA / FASE CREATIVA
Suele ser la etapa más difícil. Hay mucha energía activa, pero se dirige hacia el interior. Tu mente está hiperactiva. Pero disminuye la resistencia física y estás más cansada. Esa necesidad de actuar no se ve acompañada por el cuerpo, hay variaciones entre una energía más activa y otra más lenta que a su vez conlleva cambios de humor (Escleranto). Esto puede provocarte enfados, frustración, irritabilidad, intolerancia y hasta rabia y agresividad (Haya). Tenemos sensibilidad extrema a las críticas (Achicoria, Nogal), así como una severa autocrítica interna (Agua de Roca), necesidad de estar en lo cierto y que los demás te lo digan (Alerce, Cerato), emociones y sentimientos muy profundos. A medida que avanza la fase, el mundo interior se vuelve más fuerte y pueden salir a la luz emociones no resueltas (Rescue, en un primer momento). También podemos sentir un fuerte impulso de efectuar cambios. Se generan unas energías tremendas que especialmente hacia el final de la fase pueden volverse una explosión de creación o destrucción. Si canalizas y controlas esa energía, la puedes encauzar hacia un uso creativo. Puedes notar que algunas circunstancias que te resultan tolerables el resto del mes se vuelven de pronto intolerables y molestas (Haya). En nuestro interior está la causa subyacente de esas reacciones. Puedes sentir, incluso, agresión y ansiedad basadas en miedos arraigados (Mímulo, Álamo Temblón).

BRUJA / ANCIANA SABIA / FASE REFLEXIVA
Durante estos días no se puede seguir el ritmo del resto del mundo, tienes menos energía física. Te sientes pesada, hinchada, somnolienta, te cuesta concentrarte. El cuerpo pide descanso para recuperar y renovar las energías que necesitamos para el nuevo ciclo. Todo nos cuesta más esfuerzo. Cuando pasamos por alto estas necesidades, nos invade la irritabilidad, la frustración, incluso la ira, de una manera más fuerte que en la fase anterior (Haya). Es momento para descansar, alejarse del mundo y frenar el ritmo. Todo te da igual. Tienes sensación de desconexión, falta de interés (Clemátide), introspección y aislamiento emocional y lo que más apetece es la soledad (Violeta de Agua). Las emociones están a flor de piel y la extrema sensibilidad y empatía hacen que el mundo exterior se vuelva casi insoportable. Como consecuencia, puede que te sientas indiferente a las necesidades y preocupaciones de los demás y a sus ideas y proyectos. Si tienes opción, trata de posponer citas y tareas a otro momento.
Tampoco nos parecen importantes nuestras ambiciones, nos falta motivación y nos abruma el impulso de dejarlo todo (Rosa Silvestre) y no nos sentimos capaces de defender nuestras ideas y opiniones, estás tan cansadas que no te opones a nada (Rosa Silvestre, Hojarazo) y es más fácil dejarnos arrastrar a proyectos y decisiones que no encajan con nosotras (Nogal).

Flores de Bach para mujeres. Introducción

Flores de Bach para mujeres. Introducción

Edward Bach fue uno de esos hombres que a pesar de su corta vida cambió el mundo. Nos ofreció una nueva visión sobre la enfermedad y un planteamiento revolucionario sobre la forma de sanar.
Formado como médico, se dio cuenta de que los tratamientos sólo se aplicaban a los síntomas, sin tener en cuenta a la persona, su entorno, sus sentimientos, sus pensamientos. Al ver cómo la gente volvía a su consulta con enfermedades recurrentes o con otras nuevas, pensó que la clave era tratar a la persona en su conjunto. Quería curar enfermos, no enfermedades. Comenzó a trabajar como bacteriólogo y descubrió que en el aparato digestivo de enfermos crónicos viven unas bacterias que no se encuentran en la gente sana. Con ellas, comenzó a elaborar vacunas. Estas tuvieron mucho éxito, pero aún producían malestar en los pacientes, por lo que decidió seguir investigando con la idea de encontrar un método de curación que no produjera dolor ni tuviera efectos secundarios o contraindicaciones. Diagnosticado de un tumor y con una esperanza de tres meses de vida, se recluyó en su laboratorio, trabajando sin parar para encontrar ese método con el que soñaba. Se recuperó y comenzó a trabajar como bacteriólogo en el Hospital Homeopático de Londres, donde tuvo su primer contacto con esta terapia. Inmediatamente, se sintió identificado con la forma de concebir la medicina de Hahnemann, el creador de la homeopatía: para que se restablezca plenamente la salud, hay que tratar al paciente, no a la enfermedad. Elaboró nuevas vacunas, dividiendo las bacterias encontradas en siete grupos y tratando de encontrar similitudes psicológicas en cada grupo de personas. De esta forma, describió siete perfiles psicológicos. Comenzó a plantearse si no sería el estado de ánimo de la persona lo que provocaría la enfermedad, en contra de la idea establecida de que la enfermedad acababa causando estragos anímicos en el paciente: sentirse enfermo puede llevar a una persona a la rabia, la depresión, la tristeza, etc. Bach siguió sus propias teorías, realizando estudios con sus pacientes y descubrió que al tratar determinados estados de ánimo, se favorecía la curación física. Sin embargo, acabo separándose de la corriente homeopática en un aspecto fundamental. Esta se basa en la hipótesis de que lo similar cura lo similar. Sin embargo, Bach se cuestionaba cómo era posible revertir un estado de odio (por ejemplo) creando o inoculando más odio. Este es el principio de las vacunas. El cuerpo reconoce el virus y se prepara para luchar contra él, creando anticuerpos apropiados que se reactivan cada vez que el mismo virus vuelve a aparecer. Pero eso es una lucha constante, y tener en el interior el germen de estados anímicos negativos. Bach creía que la mejor manera de combatir un mal no es con otro mal, sino con el bien. La oscuridad desaparece ante la luz, un defecto se curará desarrollando la virtud contraria. Para eliminar el odio, hay que dejar paso al amor. Para superar una depresión, hay que recuperar la alegría de vivir… Este planteamiento es totalmente novedoso y se lo debemos a él.
Otra idea clave es que la enfermedad no se origina en el cuerpo. El mal físico surge de un desequilibrio entre el alma y la mente, el espíritu y la personalidad, entendida esta como compendio de nuestra forma de ser, nuestra herencia cultural y entorno social. En ocasiones se produce un conflicto entre lo que nuestra alma pide y nuestra personalidad ofrece. Por explicarlo con un ejemplo, el alma quisiera perdonar y la mente dice que no, porque ha aprendido que ciertas ofensas no se perdonan o porque el orgullo lo impide. Ese conflicto nos desequilibra de tal forma que si no se reconoce y detiene a tiempo, acaba reflejándose en el cuerpo. En palabras de Bach, la única forma de curarnos de las enfermedades es descubrir en nosotros el estado de ánimo negativo que llevamos dentro y liberarnos de él, no luchando en su contra, sino potenciando la virtud opuesta. Esta cualidad es la que desarrolla la Esencia Floral correspondiente, devolviendo el equilibrio o restableciendo la conexión perdida entre el alma y la mente.
Siendo un médico con éxito profesional y gran prestigio, a sus 43 años cerró su consulta y se trasladó a vivir a Gales con la intención de buscar en el campo remedios naturales para las diferentes enfermedades. A través de su intuición y sus múltiples paseos por el campo, fue descubriendo diversas flores que probaba incluso él mismo para conocer sus propiedades. Creó un método propio para preparar las esencias extraídas de dichas flores a través del agua y el sol. A este respecto, habría que hacer referencia a las investigaciones de Masaru Emoto, plasmadas en su libro Mensajes del Agua, en la que demuestra cómo el agua absorbe y se ve influenciada y hasta modificada por las energías circundantes. Hay unas fotos espectaculares de cristales de agua sometidos a la vibración de diferentes tipos de música, incluso de palabras como ODIO, AMOR, PAZ. Os animo a echarle un vistazo. Con este trabajo, se validarían las esencias florales, pues el agua absorbe la vibración de la planta, transformándose. Al tomarla, estás adquiriendo esa vibración, y permitiendo que el agua de tu cuerpo también varíe en esa medida.
Bach identificó doce estados de ánimo y sus flores correspondientes, a las que llamó los Doce Sanadores. En posteriores investigaciones, añadió nuevos remedios, los Cuatro Ayudantes, puesto que los primeros remedios no siempre funcionaban. En los siguientes años, completó su corpus de Remedios Florales, hasta los 38 que conocemos, más el Remedio de Rescate.
La Terapia Floral es, pues, un método de sanación holístico, que contempla a la persona en su conjunto, emociones, pensamientos, influencia del entorno, afecciones físicas. Se enfoca en revertir determinados estados de ánimo para que se produzca la sanación total, a nivel psicológico y, en consecuencia, físico también cuando sea necesario. Es un método suave, indoloro, al alcance de todos, sin efectos secundarios ni contraindicaciones, adaptado a cada persona, contemplando la singularidad de cada uno de nosotros. Y es aplicable también en niños y animales con excelentes resultados.
¿Y por qué os cuento todo esto? Porque es una ayuda que tenemos a nuestro alcance para superar esos momentos difíciles en la vida. Y porque también son muy útiles en las distintas fases de la menstruación, en la menopausia, el embarazo… Tenemos unas grandes aliadas en las Flores, que pueden librarnos de dolores y angustias y evitarnos otro tipo de pastillas.
Sirva esto como introducción. Iré publicando posts explicando cómo usarlas en cada fase del ciclo. Aunque lo que haré será dar unas indicaciones generales. Si quieres tomarlas, lo mejor es acudir a un terapeuta que haga un preparado acorde a tu personalidad y tus circunstancias. Solo entonces se puede garantizar la efectividad. Para cualquier duda o consulta, ya sabéis cómo poneros en contacto conmigo.

Vuelve a conectar con tu esencia de mujer

Vuelve a conectar con tu esencia de mujer

Las mujeres iniciaron una lucha por sí mismas hace tiempo. En el camino han conseguido grandes logros y hemos ganado mucho gracias a ellas. Pero ahora es nuestro turno y nuestros pasos deben dirigirse en una nueva dirección: encontrar las cualidades que hemos dejado de lado. Este texto, extraído de http://wordpress.eldedoenlallaga.com/category/menstruacion/     Punto 12, lo explica con mucha claridad.

 

Hace siglos nos quemaban en la hoguera por ser brujas o utilizar la energía femenina y ahora en el siglo XXI somos mujeres modernas, liberadas, independientes, con estudios, que hemos conquistado el mundo EXTERNO pero desconectadas totalmente de nuestros cuerpos, nuestra esencia y de la Tierra.

El avance de la mujer ha sido meramente INTELECTUAL con la invasión femenina en el espacio tradicionalmente masculino. Pero nos falta la compresión intuitiva y espiritual de nuestra naturaleza.
La liberación de la mujer se hizo con prisa y saña pero con muy poca sabiduría y respeto a nosotras mismas. Realmente nunca existió una liberación completa sino que la opresión cambió de disfraz.

Las mujeres escaparon de la dependencia del marido/casa/hijos del orden patriarcal para lanzarse al mundo laboral como asalariadas ( no directivas) pero dentro del mismo sistema. Potenciándolo, no transformándolo. Vendiéndose, no integrando nuevos valores y reglas de juego. Los avances conseguidos son imprescindibles pero insuficientes, y algunos cuestionables y mejorables.

Y para realizar tantas conquistas, cedimos a la sociedad dominante y a la medicina toda nuestra naturaleza: menstruación (píldora y otros fármacos), parto (excesivo e innecesario intervencionismo y cesáreas), alimentación y cuidado de nuestros hijos (biberón, guardería desde lo 0 meses, crianza sin vínculo), menopausia (terapia hormonal).

CRITICAR TODAS ESTAS SUPUESTAS VENTAJAS NO SIGNIFICA SER ANTIFEMINISTA SINO ANTI UNA VISIÓN INCOMPLETA DE LAS MUJERES Y FALSA EN ALGUNOS CONCEPTOS.

Ya es hora de continuar con una NEO-LIBERACIÓN FEMENINA, enmendar lo que corresponda y recuperar lo perdido, y la menstruación es lo más básico, personal, gratuito y poderoso que tenemos.

La sangre es precisamente lo que liga a las mujeres a la Naturaleza, lo que nos recuerda nuestra humanidad mas profunda. AL INTENTAR OCULTAR, DISIMULAR, MINIMIZAR, ELIMINAR LA REGLA, EN REALIDAD, LO QUE HACEMOS ES INTENTAR OLVIDAR NUESTRA PROPIA CONDICIÓN HUMANA. Estar en sintonía con nuestros ritmos y entregarnos a ellos puede abrirnos las puertas de una nueva independencia y luz para conocernos más, y no reprimir ni la feminidad ni nuestra esencia.

“La sangre menstrual recuerda a las mujeres realmente lo que son, y el día que las mujeres amen sus reglas amarán verdaderamente su cuerpo y su alma”
Miranda Gray.

Parece poca cosa pero no lo es. Tomar conciencia de nuestras menstruaciones y sus dones supone potenciar no sólo nuestro CRECIMIENTO EMOCIONAL, INTELECTUAL Y ESPIRITUAL, sino también el de la sociedad y el entorno en que nos desarrollamos.

¿Qué hacer?

• Dejar de ser esclavas de la píldora y demás medicamentos femeninos y de los laboratorios farmacéuticos, a la vez que ganamos más conocimiento y compromiso con nuestro cuerpo: con reflexión, con transición, cada una a su ritmo y posibilidades.
• Escribir el diagrama menstrual.
• Sacar cada noche la cabeza por nuestras ventanas y mirar al Cielo: ver qué luna hay, agradecer al universo la belleza de la noche y la Vida y sentirnos una con la Creación.
• Atender nuestras verdaderas necesidades de quietud y silencio durante la menstruación. La vida de la mayoría de nosotras es tan agitada que no podemos menstruar con naturalidad y seguimos exigiéndonos más y más. Pero EL CUERPO PIDE SANGRE y debemos permitirnos menstruar física y mentalmente
• BOICOTEAR a las marcas convencionales de tampones, lideradas por TAMPAX,por siniestras, ocultadoras de información, más preocupadas por sus beneficios que por nuestra salud y por haber provocado en el pasado con su negligencia (y la de los organismos de control oficiales) miles de mujeres afectadas con diferentes enfermedades y cientos de muertes.
• Usar otras alternativas más respetuosas con nuestros cuerpos y el planeta.
• Prestar atención a nuestros sueños e intuiciones durante la menstruación, descifrar el mensaje y hacerles caso
• Y sobre todo: recordar que hay un mundo mejor esperándonos.